SHOCK IN PINK ROOM

HABITACIONES

RESERVAS ONLINE

ecofriendly personas con mobilidad mascotas celiaquia

SHOCK IN PINK ROOM

Shock in Pink Room 202 es la habitación con fondos de color rosa shocking (chocante) dedicado a la legendaria creadora de moda Elsa Schiaparelli.

La habitación, preparada por el escenógrafo Mauro Tinti, devuelve un irónico homenaje al universo surrealista de la Schiaparelli: grandes fondos rosas shocking, escrituras por descifrar con la ayuda de un espejo, armarios con vestidos trompe-l’oeil, las langostas que se arrastran por las paredes y una jaula dorada que encierra una preciosa reliquia vintage, el célebre perfume Shocking, cuyo frasco en forma de mujer reproduce las curvas voluptuosas de Mae West.
La elección del número 202 no es casual, la suma de 2+2 da 4, el número considerado amuleto de la diseñadora (su boutique se encontraba al 22 de Place Vendôme y su casa al 112 de Rue de Berri en París).

La habitación ha sido realizada en colaboración con la Biografilm Festival, que ha dedicado un focus a Elsa Schiaparelli para recorrer la vida y la carrera del gran fashion designer a través de testimonianzas, imágenes, documentos inéditos y la autobiografía “Shocking Life” en el 2011.
Biografilm Festival ha invitado Marisa Berenson, nieta de Elsa Schiaparelli a contar, en un encuentro público, el lado más privado de la diseñadora italo-francesa. La actriz y modelo, musa de Kubrick, ha inaugurado el Shock in Pink Room el 11 de junio 2011.

Una langosta sobre el vestido, un zapato como sombrero, una chaqueta con bolsillos en forma de cajón, la maraña de cremalleras y la invención de un nuevo color: el rosa shocking. Las creaciones de Elsa Schiaparelli ha revolucionado la moda en las primeras décadas del siglo XX, reinventando de ella modalidad y sentidos, válidos aún hoy: provocación y sensualidad, juego y elegancia, artificiosas agresividades y divertissement seductor son en efecto los rasgos distintivos de su innovativo y emancipado lenguaje. Las colaboraciones con artistas del calibre de Salvador Dalí, Jean Cocteau y Alberto Giacometti han hecho el resto, llevando las extravagancias hacia horizontes legendarios, imbuidos- por primera vez en la historia del virus de la ligereza. La vida de Elsa Schiaparelli es ella misma un formidable ejemplo de self-made woman ante litteram en la París a caballo de las dos guerras mundiales. Escapó de la asfíctica burguesía romana, aterrizando en la capital del haute couture, la culta artista llegó a someter con su gusto incluso a Hollywood de la época, provocando una rivalidad legendaria con la inventora del bon ton, Coco Chanel. Por otra parte para Elsa la moda era todo; como amaba repetir, provocadora e intransigente: “Nunca adaptar el vestido al cuerpo, sino mas bien acostumbrar al cuerpo a adaptarse al vestido”. (Paola Goretti y Mauro Tinti curadores del Focus).

photogallery