AMADORI ROOM

HABITACIONES

RESERVAS ONLINE

ecofriendly personas con mobilidad mascotas celiaquia

AMADORI ROOM

Amadori Room 310 es la habitación dedicada a Eugenio Amadori, violinista del Teatro Municipal, pintor, escultor y caricaturista.

La habitación roja cardinalicio rende homenaje al Maestro Amadori a través de una colección de sus formidables caricaturas de músicos de fama y directores de orquesta. Las caricaturas subrayan una habilidad de reinvención que es el punto de encuentro entre el humour y la aguda introspectiva: su capacidad de capturar un rasgo fundamental de la postura, la característica más dominante de la personalidad. Este es el don de ver lo que a los ojos de muchos no aparece, y saber cómo hacerla visible para todos.
Lo difícil es establecer dónde corra la línea sutil que divide el alma del violinista del espíritu del artista, por eso hemos elegido la partitura de la Chacona de Bach a enmarcar sus caricaturas.

La habitación ha sido realizada en colaboración con la Fundación Teatro Municipal de Bolonia en el 2010, con páginas del volumen “Músicos vistos por E. Amadori” y Tamari,1968.

EUGENIO AMADORI, profesor de orquesta, primer violín, 4° atril: así está escrito en su ficha en el Ente Autónomo del Teatro Municipal de Bolonia.
Pero sus intereses artísticos no se limita a la hoja pautada: caricaturizar no es un pasatiempo, es para él un empeño artístico y a ello se dedica con el mismo amor que tenía por la música. Y su punto de vista único, de la cual se desarrolla el carácter de un director de orquesta y luego lo expresa gráficamente, le otorga una posición privilegiada. En efecto de éste generalmente conocemos bien los hombros y el rostro en verdad siempre satisfecho pero el verdadero rostro del Maestro en la gama infinita de expresiones con que es acompañada una ejecución es totalmente o casi desconocido. Amadori lo revela, ayudándonos a entender todavía mejor la personalidad del sujeto. Está en este podio ideal y nosotros vemos presentarse muchos entre los más ilustres directorios y concertistas.
Eugenio Amadori sale de las filas de la orquesta y se presenta al público como solista: lo acompañan los grandes directores de estos últimos veinte años. Es un concierto original, que debe ser escuchado con los ojos y uno no se cansa nunca: Al menos esa fue mi experiencia que las caricaturas que he visto las continuó a ver siempre con el mismo interés y placer. Es de obligación un bis. (M° Carlo Maria Badini, de la introducción al volumen).

photogallery